Nuestras casas

Descubre las casas Lázaro

Nuestros departamentos solidarios, colaborativos e intergeneracionales acogen entre 6 y 10 personas de edades, orígenes e historias personales muy diferentes. No son mixtos. Los residentes comparten las estancias comunes y los cuartos son individuales para respetar la privacidad y la libertad de todos.

Actualmente tenemos en una casa de hombres en México. Los residentes se reúnen para organizar actividades, rezar (en el caso que sean creyentes) y apoyarse mutuamente.

En el modelo original francés, la casa es un edificio de varios pisos. En un departamento viven mujeres, en otro hombres, y en otro la familia responsable del hogar. Este modelo se implantará en México cuando tengamos a disposición un inmueble con las características del modelo francés.

REGLAS DE CONVIVENCIA

La convivencia en los hogares se tutela por la familia responsable. Con el fin de asegurar una vida sana y pacífica para los residentes, se establecen unas normas sencillas para vivir bien juntos:

• Cada persona es responsable de un servicio en el hogar (compras, limpieza, etc.). Estas tareas se acuerdan entre todos los residentes y están publicados en la vivienda para el conocimiento de todos;

• Una noche a la semana se celebra una cena fraterna a la que todos los compañeros de piso se comprometen a asistir. La asistencia a las demás comidas no es obligatoria y depende del horario y las obligaciones de cada uno;

Los residentes participan, en función de sus ingresos, en algunos de los gastos de funcionamiento de la casa. La Fundación interviene de forma subsidiaria en caso de necesidad;

El alcohol y las sustancias ilegales están prohibidas.


CASA DE CHICOS DE MÉXICO

La casa de chicos de la Ciudad de México está ubicada en Santa María Insurgentes y se encuentra en proceso de obras. Esta casa acogerá 12 personas, inicialmente, en la que los residentes compartirán estancias comunes (cocina, salón y baño). Los cuartos serán individuales para respetar la privacidad y la libertad de todos. La idea es abrir en el mismo inmueble un segundo departamento.

Actualmente, una red de amigos se constituye y cada fin de semana se organiza un comedor social que distribuye comida a los pobres del barrio.

 

 

¿QUIERES AYUDARNOS?

¿Quieres hacer una donación?
¿Quieres venir a vivir en nuestros pisos,
orientar a una persona para que viva en Lázaro?
O sencillamente ¿quieres echar una mano?
Te lo agradecemos mucho: sin ti, Lázaro no existiría.
Es una alegría para nosotros recibir tu apoyo.
Entregarse, ayudar, es la fuente de la felicidad. ¡GRACIAS!